12 mar. 2012

Havalina @ Sala Monasterio

Cuando la primera vez que viste a Havalina fue en una especie de auditorio natural, al aire libre, en verano y con una cerveza fresquita en la mano, la verdad es que les pones el listón algo alto solo empezar. 

Pero ayer no solo teníamos un concierto al que asistir. Por la tarde cogimos cámaras, trípodes y micros y nos fuimos a la Sala Monasterio a entrevistar a Manuel y Javier (la entrevista la podréis ver por aquí próximamente).


 

Pero ahora toca centrarnos en el directo de este 10 de marzo que muchos hacía ya tiempo que teníamos marcado en la agenda. Porque como bien se dijo durante el concierto, el público catalán de Havalina ha ido aumentando, visita tras visita, como un pequeño hijo al que puedes ver crecer. Algo que se pudo comprobar con una sala llena y entregada a la banda. 


Los madrileños dieron un concierto en el que sonaron temas principalmente de su último trabajo, Las Hojas Secas, sin olvidarse de darle la importancia a su otro gran disco como es Imperfección o algún guiño a Junio, su primer trabajo, algo que nos demostró que los seguidores de Havalina no suelen quedarse con la última novedad solamente. Un set list en el que no faltaron temas como Tu Ciudad, Objetos Personales, Imperfección o ¿Dónde Irán?.



Pese a que en esta ocasión no pudieron estar el trío al completo, el papel de Ignacio lo suplió, con mucha elegancia, Jaime Olmedo quién supo integrarse como uno más a las líneas de bajo de la banda. Javier, por su parte, demostró toda la potencia que derrochan las canciones de Havalina desde su batería, y con su frenética actuación. Manuel, tomó el papel de frontman al ser quién interactuaba con el público de la misma manera que nos demostraba su habilidad con las melodías, y solos de guitarra, o ponía la voz a la banda. Esa voz que para muchos está considerada una de las más sensuales del país. 


La locura llegó sin duda con Incursiones, el que tal vez es uno de sus temas más vitoreados por el público, y en el cual la banda decidió bajarse del escenario con guitarra, bajo y caja y montar una señora jam rodeados por sus seguidores quienes, a pocos centímetros, no podían evitar sentirse más cercanos que nunca a la banda y a la canción.




La traca final fue Desinspiración. Ese tema que en el disco ya dura casi diez minutos consiguió que en directo nos enamoráramos más, si es posible, de las partes más instrumentales de Havalina. Y es que la dinámica de este tema consigue llevarnos de la calma a la máxima potencia sin salir de la misma canción. 


No hay duda de que el listón fue superado, y que hacen falta más conciertos como el de esa noche en la sala Monasterio en las agendas de cualquier fanático de la música de calidad y los buenos directos. Esperamos con ganas su próxima visita desde el mismo momento que dejamos la sala.


k.

3 comentarios:

  1. Deseando leer esa entrevista.

    Buena crónica, Karu. :)

    ResponderEliminar
  2. Entonces te encantará verla, porque la grabamos en vídeo!

    Muchas gracias por el cumplido, se hace lo que se puede!
    k.

    ResponderEliminar
  3. Diríamos, un periodista apasionado por la buena música.
    Que bien estaría que cruzaran el gran charco y visitaran Montevideo en alguna oportunidad.
    Buen artículo chicos.

    ResponderEliminar